logoAICgris  RadioIconTop

Una ojeada a la obra de Jorge Flores Valdés


Por Aketzalli González 

Ciudad de México. 30 de octubre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- “La colección más grande de divulgación de la ciencia en toda la humanidad es La Ciencia para Todos; no ha habido una colección en ningún país que tenga más de 263 ejemplares”, resaltó el doctor en física Jorge Flores Valdés, fundador de la colección junto a Alejandra Jáidar, una de las representantes más importantes en la divulgación de la ciencia en México.

800x300-la-ciencia-para-todos-jorge.jpg

Las obras más importantes de Flores Valdés son parte de la colección y fueron presentadas en la última sesión de Diálogos entre la física y la divulgación, coordinados por el Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Los diálogos se caracterizan por reunir a dos especialistas en divulgación que discuten un tema en particular. En este caso, se contó con la presencia del doctor Flores y la maestra Brenda Arias Martín, reconocida divulgadora científica, ganadora del Premio Nacional Miguel Ángel Herrera en 2006.

El evento tiene como fin promover en los jóvenes las ciencias físicas a través de las obras de la colección La Ciencia para Todos, editada por el Fondo de Cultura Económica (FCE) y que tiene una particular historia de años de esfuerzo en la que el doctor emérito ha formado parte. Además, los lectores pudieron tener contacto directo con los autores, promoviendo vocaciones en ellos. En esta ocasión, el protagonista de los diálogos fue Una ojeada a la materia, uno de los primeros libros de la colección.

El comienzo de la colección

"Alejandra Jáidar tenía una frase que marcó los fines de su trayectoria: 'Compartir la ciencia es divulgarla'”, aludió la maestra Arias, recalcando que para Jáidar parecía incoherente que la ciencia se quedara en los cubículos. Fue a partir de esa filosofía que reunió a un equipo de científicos para crear la colección La Ciencia desde México, que después se convirtió en La Ciencia para Todos.

En-los-Diálogos-de-física-y-divulgaciòn,-Doctor-Jorge-Flores-y-la-Mst-Brenda-Arias-.2-.jpgEn los Diálogos de física y divulgación, Doctor Jorge Flores y la Mst Brenda Arias.Originalmente la colección tenía como fin “divulgar el conocimiento científico en español con un lenguaje claro, accesible y ameno para el lector no profesional, y como segundo objetivo, impulsar vocaciones en los jóvenes hacia el conocimiento científico”, reveló Brenda Arias.

La colección fue inaugurada por el presidente Miguel de la Madrid en septiembre de 1986, de tal manera, se celebran 31 años de existencia, con un compendio de 236 libros publicados, de los que 17 son obras inaugurales; y más de 206 autores, de los cuales 52 son mujeres y 154 hombres. Además, La Ciencia para Todos también ha organizado concursos de gran impacto, como Leamos la Ciencia para Todos y el Premio Internacional de Divulgación de la Ciencia Ruy Pérez Tamayo, en el que llevan tres convocatorias.

El camino de la colección fue iniciado por diez miembros fundadores, entre ellos el doctor Flores Valdés, Leopoldo García-Colín, Tomas Garza, Gonzalo Halffter, Guillermo Haro, Jaime Martuscelli, Marcos Moshinsky, Héctor Nava Jaimes, Juan José Rivaud y José Sarukhán. Todos coordinados por la física Alejandra Jáidar, quien los reunía en el Instituto de Física para organizar las publicaciones. La colección tuvo el financiamiento de la Secretaría de Educación Pública, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y el Fondo de Cultura Económica. Al inicio se tuvo la meta de publicar cada mes un libro; la meta se ha cumplido en cierta medida, ya que actualmente se publican 7.8 libros al año.  

Una ojeada a la obra del doctor Valdés

La obra del doctor se puede clasificar en tres ejes: libros de divulgación de la física, artículos y obras dedicadas a las políticas científicas y el papel de la divulgación en la sociedad, y libros de textos que han sido publicados en una colección aparte llamada Colección Científica, también editada por el FCE. Todas sus publicaciones son dirigidas a un público en general; en total suman nueve libros y dos que se encuentran en proceso de publicación. Su obra ha sido presentada más de veinte veces en toda la república, incluyendo escuelas de nivel medio superior, comentó el doctor en entrevista para la Agencia Informativa Conacyt.

Los títulos de divulgación son Una ojeada a la materia y la serie llamada La Gran Ilusión, que se complementará con otros libros que están por ser publicados y llevar por nombre La otra gran ilusión y relatan la historia de la ciencia en México enmarcada desde sus memorias.

Una ojeada a la materia fue una de las primeras obras del doctor Valdés, colaboración que realizó con Guillermo Aguilar y Salvador Cruz y se publicó en 1986; sin embargo, antes de ello el libro pasó por complicados procesos de publicación, por lo que nunca fue difundido en el mercado y quedó en el estante por un considerable tiempo, hasta que Alejandra Jáidar invitó al doctor en la iniciativa de realizar una colección de divulgación de la ciencia.

“Ella pensaba que hacer un libro de ciencia entre muchos de literatura y ciencias humanas no tendría éxito, sería una golondrina que volaría sola. Mejor hacer una colección del FCE con temas de la ciencia, fue en ese momento que nació la colección La Ciencia desde México”, comentó Flores Valdés.

libris-1710-4-2.jpgEl libro se convirtió en el número tres de la colección y ha tenido un tiraje de 40 mil ejemplares en tres ediciones. Se trata de un texto que data el estudio de los materiales en tiempos antiguos. De igual forma, también se desarrolla parte de la historia de la física en México, como el primer acelerador de partículas en 1952.

La serie de cuatro tomos La Gran Ilusión, con un tiraje de aproximadamente 20 mil ejemplares cada volumen, está inspirada en la película francesa dirigida por Jean Renoir, aludiendo a que en la física algunas teorías son comprobadas a través de la física experimental, tarea que se convierte en una gran ilusión para los investigadores.

Los volúmenes de la serie comparten la característica de relatar algunos de los experimentos frustrados de las ciencias físicas. Los títulos son El monopolo magnético (Núm. 11), Los cuarks (Núm. 22), Las ondas gravitacionales (Núm. 44), y La fusión fría (Núm. 110), único libro que tiene dos coautores, al doctor Arturo Menchaca Rocha.

El científico reveló que la portada de esta serie de libros comparte un elemento particular, que es la fotografía de una máquina de escribir que su padre usó para escribir dos libros. Cada libro comparte ese elemento junto con otro que tiene que ver con la temática de cada uno que representa una metáfora del tema, como un imán o un queso.

En cuanto a sus publicaciones, que tienen que ver el eje de políticas públicas y el papel de la divulgación, se encuentran dos textos de vital importancia para cualquier divulgador en formación. Los títulos son La popularización de la ciencia y la tecnología y Cómo hacer un museo de ciencia, en donde vierte la experiencia de la creación del Museo de Ciencias, Universum y el Museo de la Luz. Estos libros tienen como fin examinar la problemática de la comunicación de la ciencia en México.

Entre los textos de apoyo académico se encuentran dos títulos, Dinámica del cuerpo rígido, que se ha usado como texto en el Posgrado en Ciencias Físicas de la UNAM, en el que se discute la dinámica de los cuerpos rígidos desde un momento cualitativo; y el libro Conceptos de física, en el que se explican los conceptos básicos de física a partir del movimiento de un trompo, este texto se encuentra en proceso de publicación.

Divulgando por amor y obligación

Para Flores Valdés, “la actividad de divulgar la ciencia es parte de la obligación de los científicos, además que es una divulgación de primera mano, es muy bello que se comunique a gente más general y, en particular, a los adolescentes”.

En su camino como divulgador ha tenido experiencias memorables que le han motivado a continuar con su labor. Una de las experiencias que llega a su memoria fue mientras presentaba una serie de conferencias “que eran juegos y experimentos” llamados Domingos en la Ciencia, iniciativa de la Academia Mexicana de Ciencias y, en ese momento, de la revista Naturaleza. El doctor cuenta que después de una charla que ofreció, un joven estudiante se acercó a él y le expresó que sus libros lo habían motivado a estudiar física.  

Uno de los grandes problemas de México es que todavía la ciencia no es parte de la cultura mexicana a pesar de los esfuerzos que se han hecho, como Domingos en la Ciencia, el Museo Universum o la misma colección La Ciencia para Todos. El doctor considera que el mayor problema se encuentra “en la educación secundaria, en donde los chicos no se orientan a la ciencia y tecnología, y varios profesores son improvisados y no gozan ni aman la ciencia. Eso es algo que se debe modificar”.

Considera que la divulgación de la ciencia debe trabajar de la mano con la educación para motivar a los jóvenes a estudiar ciencias exactas y formar en la sociedad una cultura científica.

Jorge-FLores-1710-u.jpgJorge Flores Valdés fue director del Instituto de Física y del Centro de Ciencias Físicas de la UNAM, en Cuernavaca. También ha ejercido cargos en instituciones públicas, en donde fue subsecretario de Educación Superior e Investigación Científica de la SEP, y presidente de la Sociedad Mexicana de Física, de la Academia de la Investigación Científica (hoy Academia Mexicana de Ciencias). De igual forma, pertenece al Consejo Consultivo de Ciencias de la Presidencia de la República. En su carrera en la divulgación, fue fundador y director del Museo Universum y Museo de la Luz, además de la Sociedad Mexicana para la Divulgación de la Ciencia y la Técnica (Somedicyt). Ha recibido números reconocimientos, como el premio en Ciencias Exactas de la Academia Mexicana de Ciencias; el Premio Universidad Nacional en Investigación en Ciencias Exactas; el Premio Nacional de Ciencias y Artes; el premio Kalinga de Divulgación Científica que otorga anualmente la Unesco; y fue nombrado Investigador Nacional Emérito del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Brenda-Carolina-1710-u.jpgBrenda Carolina Arias Martín es licenciada en física por la Universidad de Guadalajara y egresada de la maestría en educación con especialidad en nuevas tecnologías de la información y la comunicación por la Universidad Anáhuac. En 2006, ganó el Premio Nacional Miguel Ángel Herrera para Jóvenes Divulgadores de la Ciencia, en la categoría de Radio. Es miembro titular de la Somedicyt desde 2005. Ha laborado como responsable de oficinas de vinculación, difusión, divulgación y comunicación en centros de investigación de la UNAM, así como en consejos estatales de ciencia y tecnología desde el año 2005. Desde 2012, se incorporó al Instituto de Astronomía de la UNAM como coordinadora del Departamento de Comunicación de la Ciencia.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Títulos pertenecientes a la colección:

logo.png                   Logo-EditorialFCE.png

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Agencia Informativa Conacyt

 

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940