logoAICgris  RadioIconTop

Arturo Fernández: el físico que captó la música del universo

Por Verenise Sánchez

México, DF. 28 de abril de 2015 (Agencia Informativa Conacyt).- Cuando uno tiene un sueño hay que luchar y trabajar con esmero para alcanzarlo, no importa lo inimaginable o imposible parezca, al final todo ese esfuerzo es recompensado con el éxito, manifestó Arturo Fernández Téllez, quien actualmente es uno de científicos mexicanos más reconocidos en el área Arturo fernandez web00de física de altas energías.

Fernández Téllez proviene de una familia humilde del estado de Puebla, sin embargo, siempre buscó los mecanismos necesarios para lograr su sueño de ser un gran y productivo científico. Así, en la década de los 90 obtuvo tres becas en el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) para realizar primero su maestría, después su doctorado y posteriormente una estancia posdoctoral.

Su preparación le ha permitido colaborar en los proyectos de física de altas energías más importantes de todo el mundo como el Fermi National Accelerator Laboratory (Fermilab) y el Gran Colisionador de Hadrones (LHC, por sus siglas en inglés).

Hoy en día, además de participar en el proyecto A Large Ion Collider Experiment (ALICE) del LHC, Fernández Téllez es profesor de tiempo completo de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y trabaja en la construcción de un ciclotrón para aplicar sus conocimientos de física de altas energías en la medicina.

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, el investigador comentó cómo surgió su sueño de ser científico y todo lo que ha hecho para alcanzarlo.

Diario de un niño

Hace más de 40 años surgió su pasión por la ciencia; fueron muchos factores y personajes los que le atrajeron, recordó con entusiasmo el ahora miembro nivel III del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

recuadro arturo fernandez01b“Fui un estudiante muy dedicado, tímido y pensativo, con mucho gusto por la lectura de hazañas del hombre como el viaje a la Luna, alcanzar la cúspide del Everest y hallazgos importantes de vacunas. Además de libros de aventuras infantiles como Corazón: Diario de un niño, entre otros”, expresó.

Una de las cosas que más le cautivó de la ciencia fue la parte humana y las historias de casos de éxito de destacados científicos.

“Me encantaba leer biografías de científicos porque me mostraban el camino del éxito, es decir, me revelaban que con mucho empeño se alcanzan todos los sueños e incluso aquellos que en un principio parecen imposibles de conseguir”, dijo.

Así nació para Fernández Téllez el sueño de ser científico; sin embargo, no sabía cuál de las disciplinas estudiar, pues todas le parecían interesantes. Fue hasta la preparatoria cuando se convenció que lo suyo era la física.

“Mis maestros de la preparatoria eran jóvenes entusiastas con enormes deseos de enseñar, comprometidos socialmente, y siempre hablaban de los temas de física y matemáticas que ellos estudiaban en la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas de la BUAP”, recordó.

El mundo de la física

Arturo Fernández Téllez decidió adentrarse al “mundo de la física” y después quiso especializarse en la denominada física experimental de altas energías.

“Recuerdo que mis profesores del Departamento de Física del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) discutían sobre los posibles descubrimientos que se tendrían en el Large Electron-Positron Collider (LEP) de la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN, por sus siglas en francés). Yo los escuchaba con mucho interés y se despertó en mí la ilusión de poder visitar ese laboratorio o uno similar”, comentó.

En 1992 logró su sueño de conocer dicho laboratorio, y no solo eso: consiguió hacer una estancia posdoctoral en el Fermilab, localizado en las cercanías de la ciudad de Chicago, en Estados Unidos.

“Ahí me incorporé al experimento E791 e inicié mi pasión por la física experimental de altas energías, ya que descubrí que los aceleradores de partículas eran la herramienta principal para buscar nuevos horizontes en la física de partículas elementales”, expresó.

Ocho años después, Fernández Téllez comenzó a colaborar con un grupo del CERN para realizar un experimento en el sitio P8-LEP. “La propuesta científica era muy ingeniosa y arriesgada. Desgraciadamente no fue aceptada, principalmente porque el CERN instruyó a todo el personal a concentrarse en las tareas de construcción del LHC”, manifestó.

La aventura del Gran Colisionador de Hadrones

arturo fernandez ALICEArturo Fernández Téllez fue invitado a participar en el proyecto ALICE, uno de los experimentos principales del Gran Colisionador de Hadrones. El investigador estuvo a cargo del diseño, desarrollo e instalación del detector ALICE Cosmic Ray Detector (ACORDE), que fue el segundo detector realizado por mexicanos en dicho experimento.

“Antes de trabajar en el CERN, participé en la construcción del Observatorio de Rayos Cósmicos Pierre Auger, en la Pampa Amarilla, en Malargüe, Argentina. Asimismo, de 1996 a 2002 fui parte del grupo mexicano que propuso el uso de Water Cherenkov Detectors para dicho observatorio. Con esa experiencia, investigadores de diversas universidades y yo pudimos proponer la construcción de un detector de rayos cósmicos para el experimento ALICE, que serviría principalmente para calibrar otros detectores de este experimento”, dijo el científico.

El sistema de detección ACORDE es un conjunto de instrumentos llamados detectores de centelleo de plástico, que destellan cuando las partículas con carga eléctrica atraviesan dicho material. Este destello es captado por sensores ópticos muy sensibles que convierten esa tenue luz en pulsos eléctricos, explicó el especialista.

“Nuestro grupo construyó 60 detectores de centelleo, así como el sistema electrónico que convierte los pulsos eléctricos en señales digitales. Además, hizo la electrónica necesaria para integrar ACORDE al sistema de detección del experimento ALICE”, comentó.

Añadió que quizás uno de los retos más importantes fue precisamente lograr que ACORDE trabajara de manera coordinada con los otros detectores de ALICE: “Gracias a mis colegas especialistas en electrónica rápida pudimos hacer ese trabajo de integración y participar en la toma de datos de ALICE de manera continua, desde 2006”.

El piano cósmico y los sonidos del universo

recuadro arturo fernandez03Además de sus actividades científicas, Arturo Fernández siempre se ha preocupado y ocupado de la divulgación de las mismas, pues asegura que este aspecto es indispensable para impulsar la cultura científica en el país.

Por tal motivo, decidió construir lo que denominó el piano cósmico, el cual hace las mismas funciones que ACORDE, es decir, detecta cada vez que pasa una partícula. Pero para hacerlo más atractivo al público no científico, le añadió luz y sonido; así, cada vez que el piano cósmico detecta una partícula emite un sonido y un “flashazo”.

“Asesorados por músicos, pudimos crear una especie de melodía cósmica que depende de la energía y la dirección con la que llegan las partículas subatómicas como electrones, muones y piones, las cuales son captadas por los minidetectores y generan un poco de energía, que es la que hace que funcionen nuestras bocinas y focos", dijo.

Este piano, que surgió de un experimento científico, ya se ha convertido en un rock star, pues se ha presentado en los festivales de jazz más importantes de todo el mundo. Recientemente estuvo en el Festival de Jazz de Montreux, en Suiza.

Tecnología aplicada al servicio de la comunidad

recuadro arturo fernandez quoLuego de su participación en los laboratorios y experimentos más importantes del mundo en materia de física de altas energías, Arturo Fernández Téllez decidió aplicar todo su conocimiento y experiencia para tratar de combatir el cáncer, enfermedad que año con año afecta a millones de personas en todo el mundo.

“La medicina nuclear ha sido una de las áreas que han sido muy beneficiadas con el desarrollo de la tecnología de aceleradores, ya que los físicos experimentales crean y desarrollan técnicas de detección de radiación que precisamente se ocupan en el área de la salud. Solo por dar un ejemplo, diremos que la cámara PET (Positron Emission Tomography) fue inventada en 1961 en un laboratorio de aceleradores, el Brookhaven National Laboratory, y mejorada en laboratorios del CERN y Fermilab, entre otros”, manifestó. 

En los últimos meses ha buscado, junto con científicos de otras universidades y centros de investigación y de salud del país, construir en las instalaciones de la BUAP el Centro de Excelencia en Física Médica Nuclear (CEFMN).

En dicho centro se instalará y se pondrá en marcha un ciclotrón en el que además de la producción de radioisótopos para diversas aplicaciones, se realizará la terapia con protones para tratar el cáncer.

México avanza en ciencia y tecnología

Respecto a la situación científica y tecnológica del país, Fernández Téllez aseguró que México avanza a pasos firmes, principalmente en la formación de recursos humanos altamente capacitados; sin embargo, aún enfrenta muchos retos.

“Desde hace varias décadas, el gobierno mexicano ha hecho un esfuerzo significativo en formar recursos humanos de alta calidad. El Conacyt ha financiado la formación de decenas de miles de científicos mexicanos en nuestro país y en el extranjero”, reconoció.

recuadro arturo fernandez04“Yo soy uno de esos beneficiarios. Al igual que muchos mexicanos de recursos limitados, pude tener financiamiento del Conacyt para hacer mis estudios de posgrado, tanto de maestría como de doctorado y posdoctorado. Yo le debo mi formación al Conacyt”, agregó el investigador.

Ahora, el reto que enfrenta la ciencia, la tecnología y la innovación en el país es crear las condiciones para que las nuevas generaciones puedan explotar sus conocimientos en México y no tengan que emigrar, indicó.

Asimismo, se debe garantizar la continuidad de proyectos de largo aliento, consolidar las instituciones de investigación existentes y abrir centros donde se desarrollen investigaciones de punta, finalizó.

 

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

 



Agencia Informativa Conacyt

 

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940