logoAICgris  RadioIconTop

Incrementan casos de insomnio en niños

 

Nos restringimos el sueño porque quizá no somos conscientes del efecto negativo que puede tener sobre nosotros.

Yoaly Arana.

Por Carmen Báez

Ciudad de México. 7 de diciembre de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- La dificultad para conciliar o mantener el sueño es una de las preocupaciones de salud más comunes en el mundo actual, principalmente por las consecuencias directas en el rendimiento físico y emocional de quien lo experimenta.

insomnio-head-12717.jpg

Las estimaciones de los especialistas abarcan porcentajes considerables: entre 35 y 50 por ciento de los adultos presentan insomnio. Sin embargo, el problema es cada vez más presente en niños. Hasta 40 por ciento de la población pediátrica ha reportado casos de insomnio, informó en 2016 Current Sleep Medicine Reports, revista que analiza los artículos de investigación más importantes publicados recientemente en el campo de la medicina del sueño. 

A diferencia de los adultos, quienes presentan insomnio asociado a trastornos de ansiedad y depresión, o por alguna causa médica (enfermedades respiratorias, asma o EPOC, por ejemplo), en niños el fenómeno tiene, principalmente, una causa conductual más que fisiológica.

De acuerdo con Débora Yoaly Arana Lechuga, investigadora de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el insomnio infantil es un tema que aún no se ha descrito en México pero la experiencia clínica confirma un aumento en el número de casos en la última década. “Actualmente ha incrementado de manera muy sorprendente”, dice.

Dra.-Yoaly-Arana-Lechuga-2.jpgDra. Yoaly Arana Lechuga.La raíz de este incremento tiene características conductuales y de malos hábitos. A decir de Yoaly Arana Lechuga, especialista en medicina del sueño, la principal causa del insomnio infantil es la ausencia de una adecuada rutina de sueño.

Realizar actividades estimulantes, consumir sustancias bioquímicamente activas como el café, té verde, chocolate con leche, ver televisión, utilizar dispositivos electrónicos como celulares, tabletas o videojuegos antes de dormir, son prácticas inadecuadas que podrían estar condicionando el aumento del insomnio infantil.

El uso excesivo de videojuegos y dispositivos móviles es un caso que cobra especial énfasis en los especialistas en medicina del sueño, y es que a nivel científico se ha demostrado que el uso de esta tecnología antes de dormir, altera el ciclo del sueño.

Lo anterior sucede porque la estimulación luminosa pone en marcha el estado de vigilia. “Si el niño mira televisión una hora antes de irse a dormir, el cerebro es estimulado por una luz artificial que sincroniza sus ritmos biológicos. Mientras los niños pasan más tiempo en estos equipos su tiempo de sueño disminuye. Uno de los principales problemas por los que ha aumentado el insomnio infantil es este”, asegura Yoaly Arana Lechuga.

Las consecuencias

Una de las muchas funciones que tiene el sueño es restaurar el sistema neurológico y reforzar el sistema inmunológico. Por otro lado, el pequeño que no duerme bien, a diferencia del adulto somnoliento, está hiperactivo, puede tener ansiedad y dificultad para socializar. Su comportamiento también podría confundirse con síntomas similares al trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

“Lo primero que pensamos es un trastorno de déficit de atención con hiperactividad, ahora es tan frecuente, lo escuchamos en todos lados. Los especialistas creemos que está sobre diagnosticado; se cree que cualquier niño que no puede poner atención y es muy activo tiene TDAH. En el peor de los escenarios comenzamos con un tratamiento farmacológico para controlar sus síntomas, sin darnos cuenta que el origen de toda está situación tiene que ver con una falta de sueño”, revela la doctora en ciencias biológicas y de la salud, Yoaly Arana Lechuga.

Las consecuencias no solo incluyen la interrupción de la salud física y psicológica, sino en la calidad de vida del niño que transitan a la adolescencia. “Hay estudios que muestran que los niños que duermen poco durante la infancia en la adolescencia y vida adulta tendrán mayores índices de depresión en comparación con aquellos que durmieron el tiempo adecuado, también se ha demostrado que aumentan las conductas de riesgo y el consumo de sustancias adictivas”.

Niños mexicanos, los que menos duermen

Actualmente, dice la especialista, el tiempo total de sueño en los niños de diferentes partes del mundo ha disminuido en los últimos años. En México la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Autónoma Metropolita (UAM) ha comenzado a estudiar el fenómeno; una investigación reciente reveló que los niños mexicanos duermen menos de dos horas del tiempo requerido.

Fotografiacortesia de EricMata.jpgFotografía cortesía de Eric Mata.Mientras que la Academia Americana de Sueño refiere 11 horas de sueño para niños entre seis a 13 años, los infantes que participaron en la investigación duermen, en promedio, ocho horas al día. En comparación con sus coetáneos de Australia, China, Estados Unidos, Suiza, Japón, los mexicanos tiene menos horas de sueño.

“La investigación mostró que los niños mexicanos están restringidos entre dos y tres horas cada noche, esto quiere decir que duermen menos de lo que deberían. Esto va a repercutir de manera dramática, porque serán niños con problemas en su comportamiento”, explica.

Sobrepeso, obesidad y diabetes

El estudio realizado por investigadores de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UAM también observó que mientras los niños dormían menos, su índice de masa corporal era mayor, información que podría explicar parte del fenómeno de la obesidad infantil en México.

“México es el país número uno en obesidad infantil y pese a todas las campañas y esfuerzos que se han realizado no ha disminuido la incidencia, cada vez hay más niños con sobrepeso. Todas las campañas contra la obesidad incluyen hacer ejercicio, mejorar la alimentación, pero no toman en cuenta el tema del sueño. No estamos prestando atención en cómo están durmiendo nuestros niños mexicanos con sobrepeso y obesidad”, comenta.

En los últimos años la falta de sueño y su asociación con el sobrepeso e incluso diabetes ha sido estudiada en poblaciones de diferentes partes del mundo. De hecho, un estudio reciente publicado en la Revista Pedriatic examinó las asociaciones entre la duración del sueño y los marcadores de riesgo de diabetes tipo 2 en niños de nueve y 10 años; la investigación concluyó que mientras menos horas de sueño tuvieran los participantes, la probabilidad de mayor resistencia a insulina y glucosa era alta.

Recomendaciones

insomnio-rec1-12717.jpgEstablecer una rutina a la hora de acostarse es una práctica común recomendada por los especialistas, que incluye mantener un horario de sueño constante.

“Es necesario que tengamos una rutina de sueño antes de ir a dormir. Lo importante es que se realice siempre, cada noche, en el mismo orden, por ejemplo: cenar, lavarse los dientes, ponerse la pijama. Como último paso debe incluirse en esta rutina una actividad relajante que no debe durar más de cinco minutos. Esto es una condicionante que prepara al niño para dormir”, explica.

Otra de las recomendaciones es ayudar a los niños a conciliar el sueño de forma independiente. De acuerdo con Yoaly Arana Lechuga la presencia de los padres en la cama o habitación, o el amamantar para conciliar el sueño pueden provocar insomnio conductual en el niño.

“Es importante que el niño tenga la capacidad de iniciar el sueño él solo, porque los despertares nocturnos son normales, todos los niños y los adultos nos despertamos por la noche varias veces, pero estos despertares son muy cortitos y quizá ni los recordamos y tenemos la capacidad para volver a dormir. Cuando los papás se quedan acostados en la cama de la habitación del niño y se retiran cuando este ya se durmió, es una conducta que no ayuda a su hijo a iniciar el sueño por sí mismo. Si se despierta en la noche necesitará eso que asocia con el sueño, en este ejemplo se trata de la presencia del papá o la mamá”, y que da como resultado un sueño interrumpido.

Como una manera de corregir esta conducta, Yoaly Arana Lechuga recomienda a los padres permanecer sentados en la cama, o en una silla cercana a esta, de esta manera retiran su presencia de forma gradual que no genera ansiedad en el niño.

Se calcula que hasta el 30 por ciento de los niños TDAH en realidad lo que tienen es un trastorno del sueño que podríamos fácilmente identificar si le demos el peso necesario al sueño. Dra. Yoaly Arana Lechuga

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940