logoAICgris  RadioIconTop

Ingenieros del Tec diseñan detector de influenza


Por Érika Rodríguez

Zacatecas, Zacatecas. 12 de julio de 2017 (Agencia Informativa Conacyt).- Un equipo interdisciplinario de ingenieros recién egresados del Tecnológico de Monterrey, campus Monterrey, desarrolla un prototipo de dispositivo médico portátil para detección de enfermedades como influenza de tipo estacionaria y H1N1.

800x300-Influenza_177.jpg

Este proyecto obtuvo el primer lugar en el XL Premio Frisa ITESM 2016, competencia interna entre los alumnos del sistema tecnológico. Asimismo, fue acreedor a un reconocimiento en el evento internacional de emprendimiento Southwest by Southwest (SWSX), en Austin, Texas, en donde el equipo obtuvo su primer ofrecimiento por parte de una aceleradora de negocios estadounidense. 

En entrevista con la Agencia Informativa Conacyt, la ingeniera Andrea Sánchez Náñez informó que este prototipo, trabajado desde 2016, no ocupa baterías ni una conexión a la electricidad, ya que fue hecho con fundamentos mecánicos de energías renovables y su accesible tamaño permite que pueda ser transportado fácilmente por el usuario.

Andrea Sanchez Lucia Romo y Jose Garza ingenieros ex alumnos del Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey ITESM 2Andrea Sánchez, Lucía Romo y José Garza “El nombre del dispositivo es DE-NEX, compuesto por vocablos en latín que significan ‘detección rápida’. Esto es porque nuestra visión a largo plazo es, además de la influenza, detectar otras enfermedades. Por el momento, también estamos trabajando en la detección del virus del zika”, expuso.

El equipo de jóvenes investigadores fue consolidado en un Programa de Emprendimiento del ITESM y está integrado por la zacatecana Andrea Sánchez, cuya formación académica es en ingeniería en innovación y desarrollo, con acentuación en energías alternas y sostenibilidad; Lucía Romo, ingeniera biomédica nacida en el estado de San Luis Potosí, y el biotecnólogo con acentuación en biología molecular José Garza, originario de Nuevo León.

Este prototipo, hecho bajo asesoría de mentores especialistas del ITESM, consiste en un dispositivo con un sistema mecánico que permite el tratamiento de muestra y un sistema biotecnológico, cuya operación interna permite detectar la enfermedad tras obtener una muestra de sangre.

Andrea Sánchez expuso que el reto más grande que enfrentó el equipo desarrollador fue controlar la temperatura de la prueba de biología celular que se lleva a cabo dentro del prototipo, este sistema forma parte de la propiedad intelectual con que fue protegido.

“La categoría en la que se ubica este proyecto es point-of-care, traducido como ‘punto de cuidado’, ya que es un dispositivo que busca llegar a poblaciones vulnerables. Si el usuario necesita una detección, no requerirá ir al laboratorio, sino que podrá hacer la prueba directamente con el dispositivo. Esto también se clasifica como lab-on-a-chip, como si se tratase de un laboratorio en un chip”, explicó.

Prueba 99 por ciento confiable

Sánchez Náñez expuso que el prototipo está diseñado para ser utilizado por profesionales de la salud dentro de su consultorio, en farmacias o clínicas que tengan autorización para hacer pruebas rápidas.

Lucia Romo Andrea Sanchez y Jose Garza ingenieros ex alumnos del Instituto Tecnologico y de Estudios Superiores de Monterrey ITESM 1Lucía Romo, Andrea Sánchez y José Garza.“La aguja utilizada en este prototipo es retráctil, lo que significa que puede entrar una sustancia pero nunca salir, en este caso es la muestra de sangre. Se toma esta muestra porque se requiere información del ADN. El ADN también se puede obtener de la saliva; pero una muestra de saliva tiene menor confiabilidad que la de sangre”.

Una vez obtenida la muestra de sangre, el sistema tardará dos horas en detectar si hay presencia de influenza. El estado de la técnica desarrollada por los jóvenes investigadores tiene un grado de efectividad de 96 a 98 por ciento, similar a la obtenida en un laboratorio, que va de 97 a 99 por ciento.

“En un laboratorio, la prueba de influenza cuesta desde 600 hasta mil pesos y el paciente tiene que esperar cerca de dos días para que le entreguen los resultados. En nuestro dispositivo, realizar la prueba podría tener un costo de hasta ocho veces más barato que en un laboratorio”, expresó.

Andrea Sánchez informó que el equipo creador tiene la intención de comercializar este producto en un costo accesible para que pueda ser distribuido en México y países emergentes de Latinoamérica.

 

arroba14010contacto 1 Equipo de creadores de DE-NEX
corrico dos Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940