logoAICgris  RadioIconTop

La lucha contra la erosión en Cuenca de La Paz


Por Joel Cosío
 
La Paz, Baja California Sur. 24 de noviembre de 2016 (Agencia Informativa Conacyt).- La doctora María Z. Flores López, especialista en gestión, administración y organización de cuencas hidrológicas, desarrolló una metodología innovadora para la ordenación de cuencas en climas áridos.
HEAD paz2416
 
La Metodología de Ordenación de Cuencas para el Árido Sudcaliforniano (MOCAS) tiene el objetivo de resolver necesidades características de la Cuenca de La Paz, como escasez de recursos hídricos y la erosión y desertificación de los suelos.
 
La también profesora de la licenciatura en agua de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS) mencionó que la metodología integra múltiples aspectos que impactan en la cuenca, como inundabilidad, reforestación e hidrología superficial y subterránea, entre otros.
 
 “Es una metodología flexible porque introduce aspectos que no se tenían en cuenta en metodologías clásicas, como la inclusión de hidrología superficial y subterránea como un integral”, señaló Flores López.
 
 “En el aspecto de hidrología superficial de la cuenca, incorpora elementos como el tipo y uso de suelo, vegetación y red de drenaje; y en el aspecto de hidrología subterránea considera el estado actual del acuífero de La Paz”, agregó.
 
 La investigadora detalló que por medio de Sistemas de Información Geográfica (SIG), se elaboraron representaciones gráficas de la cartografía de la zona para indicar los usos potenciales del suelo, dando como resultado la identificación de áreas con capacidad de recarga del acuífero. 

Estado crítico de la Cuenca de La Paz

La directora del Programa de Agua y Ciudad, de la Sociedad de Historia Natural: Niparajá A.C., la bióloga Alejandra Campos, mencionó que dentro del programa a su cargo, creado desde el 2009, han desarrollado una serie de estudios para comprender la problemática del agua en la Cuenca de La Paz.
 
En las investigaciones, dijo Campos, han identificando degradación y deforestación de las sierras La Trinchera y El Novillo, dificultando la recarga del acuífero, e indicó la necesidad de implementar instrumentos regulatorios para optimizar el uso y gestión del agua de la cuenca de forma integral.
 
 Sierras Las Trincheras y El Novillo Cortesia Niparaja A.C2416“Proponemos acciones que ayuden a conservar el acuífero de La Paz desde una visión conjunta con la cuenca, en donde estrategias de conservación de suelos en la parte alta de la cuenca nos permitan cosechar más agua, es decir que el agua escurra lento por las planicies y pueda filtrarse hasta el acuífero y, al mismo tiempo, evitar el arrastre de sedimentos que llegan a la ciudad”, comentó Alejandra Campos.
 
 La doctora María Flores López coincidió en la necesidad de aplicar operativos de reforestación e hidrotecnias de corrección como pequeños embalses, diques y presas en los cauces del agua, para mejorar la infiltración del agua en los acuíferos subterráneos y disminuir la erosión que se ha registrado principalmente en la sierra El Novillo.
 
 “Existen diferentes aspectos de la Cuenca de La Paz, en los cuales habría que enfocarse más, pero el principal es la desertificación y erosión que está sufriendo nuestra cuenca, porque no tenemos suficiente vegetación y estamos en un clima muy árido, y justamente la sierra es el pulmón de la cuenca, y repercute en lo que está sucediendo en la parte baja de la cuenca, que es el acuífero de La Paz”, explicó Flores López.

 ¿Cómo se compone la cuenca hidrológica de La Paz?

La cuenca hidrológica se divide en cinco subcuencas definidas por los arroyos El Cajoncito, La Huerta, La Ardilla, La Palma y El Novillo.
 
La sierra de Las Cruces y El Novillo son consideradas las partes más altas de la cuenca y en temporada de lluvia se originan múltiples arroyos de agua que escurren a lo largo de sus planicies hasta desembocar en la bahía de La Paz.
 
Datos contenidos en el Diagnóstico de la Cuenca de La Paz, Baja California Sur, realizado por Pronatura Noroeste, indican que en la subcuenca de El Novillo se capta cerca de 47 por ciento del agua que recarga el acuífero de La Paz; no obstante, el recurso no es suficiente a causa de que las lluvias son escasas en la región.
 
En el trayecto, el agua que se filtra a través del suelo, recargando el acuífero de La Paz, se compone por múltiples conexiones de flujos de agua subterráneos, los cuales, por medio de pozos, proveen de agua potable la ciudad de La Paz.
 
 Estudios de Niparajá indican que la Cuenca de La Paz registra niveles considerables de intrusión salina a causa de la sobreexplotación del agua dulce, la cual es la única fuente para abastecer la capital de Baja California Sur.
 
 

image icon01Descargar fotografías.

pdf iconVer texto en pdf.

 

Licencia de Creative Commons
Esta obra cuyo autor es Agencia Informativa Conacyt está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.



Agencia Informativa Conacyt

 

Acerca de ≈

¿Quién está detrás?

>  info@conacytprensa.mx

  • Teléfono (55) 5322 7700 ext: 1030
Algunos derechos reservados 2015 ®
Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología
Conoce nuestras políticas de privacidad
logosfooter

México, CDMX

Av. Insurgentes Sur 1582. Delegación Benito Juárez 03940